¿Qué ocurre en el cerebro en el momento del conocimiento?

¿Qué ocurre en el cerebro en el momento del conocimiento?

Nueva comprensión de los recuerdos por el aprendizaje repetitivo

¿Por qué las cosas que aprendemos repentinamente tienden a quedarse en nuestra memoria? Cuando de pronto resolvemos un acertijo o encontramos la solución a un problema, casi podemos sentir el clic de la lamparita en nuestra cabeza.
¿Pero qué pasa después del momento “¡Ajá!” ¿Por qué las cosas que aprendemos repentinamente tienden a quedarse en nuestra memoria?
“Gran parte de las investigaciones sobre la memoria están relacionadas con el aprendizaje repetitivo, la memorización”, dice Kelly Ludmer, estudiante del grupo del Prof. Yadin Dudai del Departamento de Neurobiología del Instituto Científico Weizman, “pero de hecho, uno absorbe regularmente grandes bloques de información en un abrir y cerrar de ojos; y puede recordar muy bien las cosas a partir de eventos puntuales. La comprensión súbita de algo es un ejemplo de un evento único que a menudo se conserva bien en la memoria”.
Para investigar cómo estas lecciones quedan grabadas en nuestra memoria a largo plazo, Ludmer, Dudai y la profesora Nava Rubin de la Universidad de Nueva York idearon una prueba con “imágenes camufladas” (fotografías sistemáticamente degradadas hasta parecer manchas de tinta).
Cuando los primeros voluntarios vieron las imágenes, se les presionó a identificarlas. Pero cuando se cambió, por un segundo, la imagen camuflada por la imagen original, no retocada, los voluntarios experimentaron un momento “¡Ajá!”, en el cual la imagen apareció con claridad, incluso en la imagen degradada. Sus percepciones, dice Ludmer, experimentaron un cambio repentino, al igual que un destello de lucidez cambia nuestra visión completa del mundo. Para poner a prueba la memoria de este momento, se solicitó a los participantes repetir el ejercicio con docenas de imágenes diferentes; y más tarde, en una sesión de repetición, se les dio a identificar sólo las imágenes camufladas (junto con otras que no habían visto antes).
El equipo encontró que algunos de los

recuerdos se desvanecieron con el tiempo, pero aquellos que duraron más de una semana tenían más probabilidad de mantenerse. En total, casi la mitad de los “conocimientos” obtenidos inesperadamente, parecen haberse consolidado en la memoria de los participantes del experimento.
Para revelar qué ocurre en el cerebro en el momento del conocimiento, la sesión inicial de observación se llevó a cabo en un escáner de resonancia magnética funcional (fMRI). Cuando los científicos analizaron los resultados del fMRI, les sorprendió hallar que entre las áreas iluminadas en los estudios (que según se sabe, están involucradas en el reconocimiento de objetos, por ejemplo), estaba la amígdala.
La amígdala es comúnmente conocida como la sede de las emociones en el cerebro. Si bien recientemente se ha descubierto que tiene que ver con la consolidación de ciertos recuerdos, los estudios han dado a entender que lo hace atribuyendo un peso especial a los acontecimientos cargados de emoción.
Pero las imágenes utilizadas en el experimento (globos de aire caliente, perros, gente mirando a través de binoculares, etc.) a duras penas son del tipo de imágenes que provocan una respuesta emocional.
Sin embargo, no sólo la amígdala se iluminó en el fMRI, sino que el equipo descubrió que por su actividad, en realidad, se puede predecir la capacidad del sujeto de identificar la imagen degradada, mucho tiempo después del momento de conocimiento inducido en el cual la imagen fue reconocida por primera vez.
“Nuestros resultados demuestran, por primera vez, que la amígdala es importante para la creación de recuerdos a largo plazo, no sólo cuando la información obtenida es explícitamente emocional, sino también, por ejemplo, cuando hay una reorganización repentina de la información en nuestro cerebro, que implica un cambio repentino en la percepción”, dice Ludmer.
“De alguna manera se evalúa el evento y se decide si es significativo y por lo tanto digno de ser preservado”.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *