Composicion y funcionamiento del cerebro humano

Publicado 21/04/2011

Tecnología

Composición y funcionamiento del cerebro humano

Podemos afirmar que el cerebro humano es el motor o computadora central del sistema nervioso central. De igual manera, controla el sistema nervioso periférico. El cerebro humano, controla todas las actividades del cuerpo humano. Desde la digestión, respiración, los latidos del corazón, hasta los pensamientos más complejos, como el hecho de caminar y mover los brazos. Toda orden, ya sea automática (como con los latidos del corazón) a las voluntarias, como el caminar, salen y se procesan, por medio del cerebro humano.
Ninguna otra especie, ha llegado a tener un cerebro tan complejo, como el del ser humano. Es por lo mismo, que estamos por sobre todos los seres vivos. Gracias al alto razonamiento que podemos llegar a tener. Esto, ya que los cerebros de los animales, comparten con el nuestro el hecho de las funciones bajas o automáticas, como el de la respiración, etc. Pero nunca, las de alta capacidad, como el pensamiento abstracto o el razonamiento, el tener una memoria compleja, la inteligencia, tener opinión sobre un tema, etc. Esto se debe principalmente, ya que nuestro neocórtex, pieza más compleja de la corteza cerebral, es muchísima mayor, que la de los animales.
El cerebro tiene algunas propiedades únicas que lo convierten en protagonista. Según los neurobiólogos, no hay nada en el Universo que se parezca al tejido cerebral. Importan menos las 10.000 millones de neuronas que la multiforme combinatoria de sus axones y dendritas, es decir las conexiones de cada neurona con las demás. *Para fabricar un solo cerebro haciendo una soldadura por segundo, tardaríamos unos 30 millones de años. *Usando las más modernas tecnologías en miniaturización con las que se fabrican los chips electrónicos, construir una maquinaria tan compleja y tan extraordinariamente efectiva como el cerebro, llevaría 3.000 años. *Dicha máquina cubriría la superficie de una gran ciudad y tendría más de 100 pisos de altura. *No alcanzaría toda la energía eléctrica que se produce en todo el mundo para hacerla funcionar por media hora
Se ha querido comparar al cerebro con las computadoras. Pero ésto es algo totalmente descabellado: mientras los circuitos electrónicos conocen dos estados, (encendido o apagado, sí o no, uno o cero), las neuronas pueden componer sutilísimos matices en un amplio espectro. Por otra parte, el número

de conexiones del cerebro (entre 100 y 1.000 billones), multiplica hasta el infinito la cantidad de estados posibles de nuestra mente: si un hombre tuviera una sola sinapsis, sólo conocería dos estados; si tuviera dos, su cerebro podría configurarse de cuatro formas diferentes.
*Con cifras de 100 billones, el número de estados mentales que puede alcanzar el cerebro humano es mayor que el número total de partículas elementales (digamos protones y electrones), que existen en el Universo. *La memoria humana sería numéricamente equivalente a la cantidad de conexiones sinápticas, grosso modo. En tal caso, se podría guardar en la cabeza 20.000 millones de libros de 500 páginas. Hay sitio sobrado en la memoria humana para recordar la ubicación y el diámetro de todos los granitos de arena de todas las playas del mundo, asignándole a cada granito, dos bytes de información. Pero por suerte, olvidamos. Sin sustancias inhibidoras (generalmente neuronales), el cerebro volaría en pedazos saturado de actividad. *El cerebro consume el 20% del O2 que llega al torrente sanguíneo; es decir, que una parte del cuerpo correspondiente al 2% total de su peso se lleva 10 veces más O2 del que proporcionalmente le correspondería.
*La actividad del cerebro es más forzada y frenética que la de las piernas en plena carrera. Sólo el cerebro corre todo el tiempo: tres minutos de “descanso“ neuronal llevan a la muerte. *A partir de los 30 años, usted está perdiendo unas 50.000 neuronas por día. Hacia los 80 años, nuestro cerebro es 10% más chico que en plena juventud. *El cerebro no siente dolor, por falta de receptores específicos. De hecho una operación cerebral puede hacerse con plena conciencia del paciente, sólo con anestesiar el cráneo y las meninges. *“Usted no oye lo que dice de la misma forma que oye lo que otros dicen”, afirma el pionero de la TEP (tomografía por emisión de positrones), Marcus Raichle, de la Universidad de Washigton en St. Louis, quien se propone encontrar el área semántica central (algo así como el diccionario que todos hemos aprendido en el curso de nuestras vidas y que se hallaría en el hemisferio izquierdo). Raichle ha descubierto que el cerebro trabaja de forma muy distinta cuando oímos lo que otros nos dicen que cuando oímos lo que nosotros misnos estamos diciendo.

1 Comment

  1. Maxwell Agriesti

    Excellent items from you, man. I’ve be aware your stuff previous to and you are just too wonderful. I really like what you’ve got here, certainly like what you are saying and the way in which through which you are saying it. You make it entertaining and you continue to take care of to keep it smart. I cant wait to learn far more from you. This is really a tremendous website.

    Reply

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *