La hora de gimnasio de Don Julio

por Guillermo , 11 abril de 2012

A los atiborrados de esteroides y derivados de un gimnasio gijonés, al principio les chocaba la presencia de un hombre de más de 75 años que empezó, a esa inusual edad, a frecuentar la sala de musculación, a levantar pesas y fortalecer el cuerpo con el empeño de un chaval de 14. Al principio, porque después, hasta los 80, era un habitual diario entre los amantes del culto al cuerpo y no fallaba en su empeño de mantener con ahínco la forma durante una hora al día. Estuvo hasta los 80 años con el ejercicio diario hasta que un buen día no apareció. No, no había muerto producto de su avanzada edad sino la que había fallecido era su mujer y ya no tenía sentido aquel sobreesfuerzo. Don Julio Arguelles García iba todos los días al gimnasio para “poder mover a Isabel”, según comento en más de una ocasión a sus sorprendidos allegados. Isabel, su mujer, enferma deAlzheimer en el estadillo 3, el peor de todos, aquel en el que cuerpo pasa a estar prácticamente inerte y se necesita cierta fuerza para levantar, mover, asear… en definitiva, cuidar. Era los principios de los noventa, en los que los cuidadores de Alzheimer aún estaban en una situación peor que la actual. Don Julio fue el primer presidente de la Asociación Alzheimer Asturias y quien no tuvo reparo alguno en ponerse los pantalones cortos y compartir habitáculo conveinteañeros musculosos para poder cuidar dignamente a lo que más quería, a Isabel.-

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *